PRESENTACIÓN

En este blog pretendo compartir mi experiencia como viajera mochilera y espero ayudar a otros viajeros como muchos blogs que he leído me han dado buenas ideas para mis aventuras. Hasta hace poco yo era una viajera de avión, taxi y agencia de viajes, pero claro, eso era bastante caro, resultado, apenas viajaba. Hace poco más de un año mi pareja me descubrió el viaje mochilero, organizado a tu antojo, con nuestro coche y nuestra mochila y os aseguro que es maravilloso y económico, ahora viajo mucho más y lo disfruto más que antes. Así es que, olvidaos de cosas superfluas, llevad lo imprescindible y preparaos para la aventura…

domingo, 2 de febrero de 2014

SEGOVIA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Segovia es una de esas ciudades que, a pesar de no estar entre tus visitas más deseadas, una vez que la conoces, te preguntas cómo habías podido vivir sin ella. Tras conocerla, la anoté en mi lista de ciudades en las que, probablemente, viviré algún día. Además nos acompañó el clima y la ciudad nos regaló esta estampa al levantarnos.



Segovia es una ciudad totalmente asequible a pie. Nos alojamos cerca del acueducto, en una pensión llamada Don Jaime. La pensión tiene muy buena relación calidad-precio, conseguimos una habitación en el ático por 40€ la noche, aunque esta habitación tenía un inconveniente, era imposible ducharte porque el techo estaba abuhardillado y no te podías poner de pie. Parece ser que hay habitaciones en otras plantas que no tienen este problema y no son mucho más caras.
 
Comenzaremos nuestra visita a los pies del famoso acueducto romano que es emblema de la ciudad. Este imponente acueducto data del siglo I, comenzando su construcción bajo el imperio de Vespaciano y siendo terminado con Trajano. Conducía el agua del río Acebada hasta la ciudad. Este acueducto da muestra de la impresionante calidad de los ingenieros romanos. Tras casi dos mil años sigue en pie sin siquiera tener material alguno que una los enormes sillares que lo forman. Estos inmensos bloques de piedra se encuentran en un perfecto equilibrio de fuerzas que mantiene intacto el acueducto a día de hoy.
 
 

Antes de entrar en la ciudad antigua, podemos ver un monumento regalo de la ciudad de Roma, es una Loba Capitolina alimentando a Rómulo y Remo similar a la que encontraremos en los museos capitolinos de la ciudad eterna.
 
 
Una vez nos adentramos en la ciudad, podemos pasear por el barrio de los caballeros, que tenemos a la derecha subiendo por unas escaleras que te acercan a la zona más alta del acueducto o seguir recto para disfrutar de la Segovia patrimonio de la Humanidad donde encontrarás desde su majestuosa Catedral, la última de las góticas de Castilla, hasta la iglesia dónde Isabel fue coronada reina de Castilla en 1474.
 
Perdiéndote por sus calles y mientras te maravillas con la arquitectura de sus iglesias y edificios, llegas, sin darte cuenta, a la Plaza Mayor dónde se encuentra la Catedral. Se trata de la última catedral de estilo gótico que se construyó en Iberia, aunque la concepción de los espacios, la luminosidad y los volúmenes y su tratamiento responden a una estética renacentista.
 
 La antigua catedral románica, situada frente al Alcázar, sufrió importantes daños en 1525 en la Guerra de las Comunidades y Carlos V propuso la construcción de una nueva sede catedralicia para gloria de la ciudad de Segovia. Algunos de los elementos de la antigua catedral como el claustro, el coro o la pila baustimal, fueron trasladados al nuevo templo para abaratar costes. Su visita es muy recomendable por su belleza y por la tranquilidad que se respira entres sus muros. El precio de la entrada es bastante razonable, unos 3€ creo recordar, y merece la pena la visita.
 
 
 
 
En la Plaza Mayor se encuentra también el Ayuntamiento y la oficina de turismo, dónde os podéis informar de horarios de visitas y os facilitarán un mapa de la ciudad.
 
Un lugar interesante, por su importancia histórica, es la Iglesia de San Miguel, situada justo detrás de oficina de turismo. Este templo gótico del siglo XVI sustituyó al que fue testigo de la coronación de Isabel I de Castilla, la Católica, el 13 de diciembre de 1474. El original se quemó en un incendio y fue sustituido por el actual.

 
Rodeando la catedral llegaremos al barrio judío dónde podremos visitar la antigua Sinagoga Mayor, actual convento del Corpus Cristi, el Centro Didáctico de la Judería y pasear por sus antiguas calles dónde algunos restaurantes sirven comida típica sefardí.
 
Volviendo a nuestra ruta original, si seguimos paseando dejando la catedral a la izquierda, llegaremos a una de las joyas de la ciudad, el Alcázar o Palacio Real.
 
El Alcázar está situado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores. Las primeras referencias escritas sobre su existencia datan de 1122 aunque se cree que podría haber sido construido con anterioridad. Se organiza a partir de dos patios y posee dos grandes torres, la del Homenaje y la de Juan II. Se puede subir a una de las torres y las vistas son realmente impresionantes, sin duda merece la pena la subida.
 
 
 
 
 
En cuanto a la visita, su precio es de 5€ más 2€ si quieres subir a la torre. Yo recomiendo la visita completa. En el Alcázar disfrutarás de la visita a un autentico castillo de cuento, con sus alcobas, sus salones del trono y un museo de armas con armaduras, etc. Además podrás ver los tronos de Isabel y Fernando el Católico donde figura aquello de "Tanto monta, monta tanto".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otro salón interesante es la Sala de los Reyes. En ella aparecen representados los reyes de España desde Don Pelayo. Este friso lo comenzó Alfonso X y fue culminado por Felipe II, aunque el que se puede ver es una reconstrucción puesto que el original se quemó en un incendio.
 

 
Cuenta una leyenda que un viajero checo visitó esta sala en el siglo XV y contaba que había visto en una sala a todos los reyes de España hechos de oro. Según la misma leyenda, cuando un rey accedía al trono, comenzaba a acumular oro para poder ser esculpido a su muerte en este precioso metal.

 
 
 
Antes de comenzar a describir las bondades de la gastronomía segoviana, quisiera recomendaros la visita a una iglesia que se encuentra en las afueras de la ciudad y que tiene su origen en la orden de Malta, se trata de la Iglesia de la Vera Cruz.
 
 
Esta iglesia románica data de principios del siglo XIII y fue construida por la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro como encomienda dependiente de la colegiata de Toro. Su interior es un galimatías simbólico concebido por los arquitectos de la Orden de Malta. Debe su nombre a que en un momento de su historia llegó a custodiar un fragmento de la Vera Cruz.
 
La visita tiene un precio simbólico de 2€. Para mi, se trata de uno de esos lugares que tienen algo espiritual o mágico y que sientes en cuanto estás en su interior. Esta sensación se ve favorecida por la ausencia de visitantes ya que se encuentra fuera del casco histórico
 
Por último, y no por ello menos importante, no podía escribir una entrada sobre Segovia y no recomendar a todos mis seguidores que tomen una buena ración de cochinillo segoviano. Este manjar es un emblema de la ciudad y lo encontrarás en prácticamente todos los restaurantes con diferentes precios. Mi consejo es que te alejes de las zonas turísticas y que eches un vistazo a las cartas que ponen en las puertas de los locales. Nosotros comimos en un pequeño restaurante familiar que estaba en la calle que une la Catedral y el Alcázar y servían un cuarto de cochinillo para compartir por 25€. La comida estaba buenísima y una relación calidad-precio excelente. Aquí os dejo una fotito para que se os haga la boca agua.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...